Selecciona bien la información que consumes para centrar la atención en tus metas

“Lo que la información consume es bastante evidente: consume la atención de sus receptores. Así pues, la profusión de la información produce una merma de atención”. Herbert Simon.

Premio Nobel en 1978 por su contribución en materia de toma de decisiones en organizaciones.